Tubos de LED sí, pero…¿son todos iguales?

ecoLED fluo de Luz Negra

En los últimos tiempos estamos viendo como casi cualquier sistema de iluminación (bombillas, tubos fluorescentes, dicroicas, lámparas halógenas, etc..) está encontrando su homologo en iluminación LED.

El tubo fluorescente es uno de ellos, y a pesar de que el ahorro de energía no es comparable a otros sistemas (en bombillas, dicroicas y halógenas podemos ahorrar en torno al 80% mientras que con los tubos de LED solo el 50%) sigue siendo un sistema que cada día gana más adeptos.

Esto viene motivado por el importante ahorro que ofrece no solo en energía sino también en mano de obra. El tubo fluorescente es un producto que suele ponerse en sitios como oficinas, parkings, etc.. en cantidades elevadas y con frecuencia, suelen estar encendidos mucho tiempo. Esto hace que la sustitución sea frecuente, y el hecho de que el tubo de LED dure mucho más que los fluorescentes, es un argumento importante a su favor ya que el coste de mantenimiento (remplazo) se acorta considerablemente.

Pero no son todos iguales, y existe una serie de aspectos  en los que debemos fijarnos para hacer una valoración correcta a la hora de comparar los diferentes modelos existentes en el mercado:

  • ¿Led DIP o SMD? La elección del tipo de led es algo imprescindible, ya que lo leds tipo campana (DIP) no tienen la calidad ni la duración que los leds SMD que aportan una mayor garantía con una depreciación luminosa muy inferior con el paso del tiempo.
  • ¿Trasera de plástico o aluminio? Aunque hoy en día la inmensa mayoría de los tubos de LED incorporan una parte trasera de aluminio que ayuda a disipar el calor producido por el led y la fuente de alimentación, alargando así de forma considerable la vida del LED, todavía existen modelos nada recomendables con la trasera de plástico.
  • ¿Casquillo normal o giratorio? El casquillo debe ser giratorio, ya que la posición de los portalámparas en algunas luminarias no nos permiten dirigir la luz hacia donde la necesitamos (el tubo de led emite luz entre 140-160º, a diferencia del fluorescente normal que emite su luz por los 360º). Otro detalle importante del casquillo es que este sea plástico ya que los metálicos no están homologados.
  • ¿Conexión por un extremos o por los dos? Las normativas mas importantes exigen que la conexión del tubo sea por un solo extremo, quedando los 2 pins del tubo del otro extremos sin conexión alguna (se le suele colocar el portalámparas si el tubo es visto, pero sin conexión alguna).
  • ¿Difusor transparente o blanco traslucido? Aunque existe una opinión generalizada en preferir que los puntos del led no se marquen, la realidad es que los tubos con frontal blanco traslucido restan entre el 25-50% su luminosidad, y como la mayoría de estos se incluyen dentro de luminarias que ya incorporan algún tipo de difusor, la venta mayoritaria se hace con frontal transparente.
  • ¿Con driver interno o externo? Los más puristas aseguran que colocar la fuente de alimentación fuera del tubo, alarga la vida de este, debido a que no le transmite su calor. Esto es cierto, pero una de las ventajas más importantes de los tubos de LED respecto a los fluorescentes, es que se conectan directamente a 230v sin precisar reactancia, cebador ni condensador externo. Además, existen productos como el  ecoLED FLUO de Luz Negra que permite sustituir los tubos fluorescentes convencionales (si estos están alimentados por una reactancia electromagnética) sin tener que anular ni quitar la instalación convencional. Por todo ello creemos que el uso de un tubo con driver externo que implica mayor coste de instalación y de precio no compensa en la mayoría de los casos.

By Nuño Téllez (n.tellez@luznegra.net)

Deja un comentario